jueves, 16 de octubre de 2008

Peliculas guarras


Nailing Your Wife

Todo ser humano masculino ha visto porno alguna vez. El femenino probablemente también, pero por algún motivo, siempre hay alguna chica que lo niega. Tan convencidas están que casi me convencen a mi. Por eso les voy a dar el beneficio de la duda.

Las pelis porno tienen dos segmentos diferenciados, la acción en si misma, que viene a ser el nudo de la historia (y lo que la gente va a ver), y luego el principio y el desenlace, que, para que engañarnos, no le dan demasiada importancia, pero que a veces es una obra de arte.

(no os preocupéis, se puede poner en la oficina)

6 comentarios:

Iberian dijo...

¿¿¿qué ha pasado con "Huy lo que me ha dicho (2)???

Javier P dijo...

Sin duda, ellas también. Mienten mucho. A ver cuál de tus comentaristas lo reconoce.

gema dijo...

cosas que pasan...
te bajas varias peliculas te internet y las pones en un disco duro. duermes castamente con tu churri en casa de tus padres. dejas la puerta abierta. pones la primera película. te quedas dormida. tu churri también. empieza la segunda película. es porno. el volumen bastante alto. y tu madre dando vueltas por el pasillo tosiendo lo más alto que podía para intentar despertarnos a nosotros antes de que los gemidos despertaran al resto de vecinos...y desayuñar a la mañana siguiente en la misma mesa...

laetitia dijo...

juaaaaaaaaajuaaaajuauaaaaaa Gema qué buenoooo!!!!!! Por lo menos la puerta estaba abierta... Si se atrevió a mirar se daría cuenta de que vosotros no érais. juaaaaaaaa

Unai dijo...

Ibero, no ha pasado nada, era una plantilla. Simplemente lo públique sin querer.

JaviP, por lo visto sólo lo consumen por accidente...

Gema, por mucho que digas, y pese a la verguenza pasada, me juego lo que sea a que en el futuro, en una cena de navidad lo recordareis y seguro, seguro que os descojonais.

Laetitia, ante semejante chow de gemidos, ¿tu miras? igual vas a ser voyeur y todo.

Javier P dijo...

Claro claro, por accidente.

Laetitia, degenerada, ¿cómo vas a mirar a tus hijos?