jueves, 20 de noviembre de 2008

Un año más...

Bueno, con el titulo de la entrada no tendréis ni idea de que va esto.

Pero bueno, leer, que espero ser claro al final...

El 16 de Noviembre del 2007 tuve una cena. Era la entrega de títulos del master que hice el año anterior. La cena, agradable, la ceremonia, aburrida y la noche después suficientemente larga. Los recuerdos son difíciles de distinguir entre tanto gin-tonic y tabaco.

El 17 me levanté con un dolor de cabeza simpático y una voz de camionero. Mi ex-compañera de piso, se levanta con al misma voz, y mientras vemos la peli de la tarde, yo voy pensando en irme a Zaragoza a pasar el finde y aprovechar los dos dias que me he cogido de vacaciones. María me dice algo, pero no le hago mucho caso, entre el señor que me esta golpeando la cabeza con un martillo y mi malestar general no soy el mejor escuchador del mundo... digo que si, que bien, que vale... y me voy...

Después de tres días en Zaragoza, tal día como hoy, llego a casa. Me acabo de fumar un chester en el coche, y subo a casa oliendo a tabaco.

María me mira.

- ¿Como estas? ¿que tal lo llevas?
- ¿ein?
- ¿has fumado? Dijiste que íbamos a dejar de fumar juntos

Y en ese momento recuerdo la escena de tres días antes. Íbamos a dejar de fumar... y yo dije que sí. Y olía a tabaco. Y María, que aun cuando fumaba ya tenía mala leche (navarrica ella), lleva tres días sin fumar, con lo que daba miedo. Mucho miedo. Terror incluso

Con lo que esa noche no fume.

Y al día siguiente tampoco.

Intente tomar chicles de nicotina, pero hacían que se me durmiese la boca.

Tosí, sufrí. Deje de dormir. Me fumaba encima.

Recuerdo que un día estaba esperando en un semáforo con unos compañeros de trabajo. Una chica al otro lado de la calle se saco un paquete de Marlboro del bolso. Se llevo un cigarrillo a la boca. Lo encendió. Le dio una calada larga. Y yo no le quité el ojo de encima. El semáforo se puso en verde y nos cruzamos con la chica. Yo seguía mirando su boca, cuando mi compañero dijo "jode como esta la rubia". En ese momento me dí cuenta que la chica era rubia y estaba buena, pero hasta ese momento no me había dado cuenta, sólo veia su cigarrillo humeando, su manera de fumar....

Poco a poco, el ansía fue pasando.

El mono físico duro un mes. Las toses de limpieza, esas toses que tienes durante un tiempo hasta que echas todo el moco que has ido generando, duraron un poco más. El mono psíquico duro mucho más.

Probablemente siga siendo un fumador que está dejando pasar mucho tiempo entre cigarros. Aun me apetece fumar de vez en cuando, pero si antes era todos los días, ahora es sólo de vez en cuando.

Así que vamos a celebrar que hoy cumplo un año sin fumar.

Hoy comienza un año más....

Un año más sin fumar.

6 comentarios:

Eduardo dijo...

¡¡Enhorabuena!! (Pa que decir más...)

Último Íbero dijo...

Pues da la sensación de que lo llevas muy bien. ¡Enhorabuena!

laetitia dijo...

Felicidades!!!!!!!! Lo tuyo sí que tiene mérito!!!! A fin de cuentas yo sólo he dejado pasar un año (y qué año, XD, menos mal que ha terminado y de forma mágica todo se va a solucionar jajajajaaaaaaa) pero tú te lo has currado para tener un motivo de celebración. Me quito el sombrero (por muy monísimo que me quede ;D) Un besazo,

Gema

PD. Yo el 16 leí la tesis!!!!!

Flor dijo...

Bravo!! Bravíiiisiiiimoooo!!!
A ver si puedes dejar de fumar para siempre.
Suerte!!!

maba dijo...

enhorabuena!!!

me pareceis dignos de admiración los que lo conseguís

Carlos dijo...

Hola, me llamo Unai y soy fumador anónimo...

¡Suerte y ha seguir sin humos!