miércoles, 12 de noviembre de 2008

Sobre las expectativas

La vida es lo que ocurre mientras estas haciendo planes para ella.

Últimamente me ha dado por pensar en las expectativas que todos vamos haciendo a lo largo de la vida. Piensas en cosas que van a pasar, haces previsiones sobre tus acciones, sobre las consecuencias que tendrán, y cuando la cosa pasa, ninguna de tus expectativas se cumple.

Desde hace tiempo tengo unas cuantas cosas que planeo, algunas se pueden contar, otras menos, pero lo que voy a decir se aplica a todos los planes.

Uno de esos planes, un clásico ya en mis deseos es ir a vivir a Zaragoza, echar al inquilino que tengo (al que quiero mucho pese a que no es un capullo) y asentarme de una puñetera vez. Como idea está bien. Y sí, me apetece mogollón pero mucho me temo que cuando se haga realidad (y no digo “si se hace realidad”, para que veáis mi convencimiento) no será lo planeado.

Echaré de menos cosas de Pamplona. La ciudad a la que vuelva no será la misma de la que me fui. Aunque haya estado viniendo aquí fines de semana y vacaciones, hay amigos que se han ido (a otra ciudad o país, no a otra vida), otros que ya no son amigos y algun que otro amigo nuevo. Seguro que después de tantos años fuera mi oido se habra acostumbrado a la forma de hablar navarra, seguro que oigo el acentón aragones y me parece muy bruto. Mi vida en Zaragoza seguro que no es como espero que sea.

Soy cosciente de todo ello, me doy cuenta que todas las expectativas que tenga o no se haran realidad o si se hacen no tendran el efecto que pienso que van a tener. En definitiva, que mis expectativas no se van a cumplir.

Y pese a ellos, sigo haciendo planes, sigo ilusionandome con ellos. Sigo haciendo planes, que cuando no se cumplen me cabrean. ¿Soy tonto? Quizá. Pero tengo que hacer esto. No hacerlo significaría que no quiero nada más en mi vida, y por el momento siempre quiero algo más.

El dia que no tenga inquietudes no sé si estaré muerto o demasiado acomodado. En cualquier caso, no seré muy feliz al pensar que eso es todo a lo que puedo aspirar.

La cita, por si algún ignorante no tiene ni idea, es de John Lennon.

3 comentarios:

Javier dijo...

A partir de ahora se inicia una cuenta atrás, para ti y para nosotros. Será genial tenerte aquí, y será un placer desocupar tu casa para que por fin puedas disfrutar de ella, que para eso la compraste.

izas dijo...

Yo por mi...quedate en Pamplona!! no somos tan malos!! Ya eres Bilbaino-maño-pamplones

Unai dijo...

izas me ha escrito, izas me ha escrito....

Soy feliz

:D